Diego Ibarra Sánchez

1982

es un fotoperiodista aragonés basado en Líbano desde 2014 y especializado en proyectos a largo plazo. Colaborador habitual de THE NEW YORK TIMES empezó a trabajar con ellos en Pakistán en 2012, donde vivió durante 5 años. Ha cubierto la muerte de Bin Laden, las inundaciones de Pakistán, los ataques a la educación en Siria, Iraq, Ucrania, Colombia, Pakistán, Nagorno Karabah,  la caída del Califato en Mosul o el Genocidio Yazidí,  En septiembre publica su primer libro “The Phoenician Collapse”, una radiografía personal del descenso al caos de El Líbano; lleva trabajando más de una década para mostrar cómo afecta la guerra a la educación y ha recibido numerosos premios internacionales y expuesto en galerías americanas, europeas y asiáticas. Recientemente ha cubierto la guerra en Siria y Ucrania para el NYT.

Alejado de la adrenalina mediática, su trabajo se centra en mostrar las consecuencias de la violencia, resiliencia y estoicismo de los protagonistas de sus historias para destacar, no sólo los estragos de la guerra sino la superación y esperanza de las personas que viven y sobreviven en los países devastados por ella. Se considera un pintor de luz durante y después de la violencia: Considera que la fotografía debe convertirse en esa íntima y personal ventana que nos enseñe la crudeza del mundo y que despierte en nosotros la curiosidad y un pensamiento crítico. Siempre huyendo del protagonismo y defendiendo el papel de mensajeros de realidades sangrantes.